POESÍA

La Concha de Almeja

I

Yo me embarqué a navegar

en una concha de almeja,

a rodear el mundo entero

a ver su hallada coteja.

II

Saliendo de Rocafuerte

con rumbo a Buenaventura,

cargamento no embarqué

Porque la mar taba dura.

Pero embarqué quince curas,

un auto para yo andar,

y me entré a Guapi a embarcar

cien tanques de gasolina.

llevaba en popa una niña

cuando salí a navegar.

III

Desde Cristóbal Colón

salí con rumbo a la Europa,

con una tripulación

como de cien mil en popa.

Con viento que a favor sopla

me atravesé Casas Viejas,

y muchas ciudades lejas

las visité en pocos días

navegaba noche y día

en una concha de almeja.

IV

Con un grande cargamento

como de cien mil vitrolas,

me atravesé Cabo de Hornos

y no me entraba una ola.

Llevaba quinientas balas,

sobre cubierta un caldero,

cuarenta mil marineros

Y una gran tripulación.

Yo hice la navegación

a rodar el mundo entero.

V

Cuando salí al Mar del Norte

que los náuticos me vieron,

cien vapores se vinieron

que los llevara al remolque.

Cuarenta mil pailibote.

llenos de arroz y lenteja,

todos los pegué a la reja

y puse rumbo a Europa.

y arrimé a Constantinopla

a ver si hallaba coteja.

 

Fuente: BCE, 1982

Informante Tito Livio Estupiñán

Poema recogido por Laura Hidalgo

1/04/1980

 

1 comentario en “La Concha de Almeja”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s