La expresión escrita en un estudiante universitario

Por Juan Javier  Arroyo C.

En las aulas universitarias se puede observar un elevado porcentaje de estudiantes con deficiente manejo de los elementos básicos de redacción, a saber: evidencian faltas ortográficas en los escritos, inadecuada utilización de signos de puntuación y tildes, e incoherencia en la estructuración o composición de oraciones, párrafos y textos. No se sabe escribir de forma correcta, y es una realidad que preocupa en este nivel de educación superior, cuando se supone un dominio de competencias de la escritura por parte de los estudiantes “futuros profesionales”. Un escenario educativo urgente de cambio, sabiendo que cuanto menos errores tenga el estudiante universitario en la  expresión escrita,  más probable es el éxito en su vida académica, personal y profesional, por lo que en este sentido se hace necesario resaltar la importancia de las bondades de esta competencia lingüística humana.

La expresión escrita es la carta de presentación de un estudiante universitario, la experiencia confirma esta idea. Sí tiene muchos errores de redacción y ortografía, su imagen ante los docentes y compañeros no será de lo mejor con relación al rendimiento académico, pero al contrario; la escritura es buena, el escenario será más favorables para la superación en una determinada carrera o especialidad. Asimismo sucede en el campo del ejercicio de las profesiones, se pueden perder oportunidades laborales por no tener una adecuada escritura, ya que las empresas o instituciones por lo general buscan integrar personas competentes, y la forma de escribir es uno de los indicadores que muestra la aptitud o idoneidad requerida para asumir un cargo profesional.

En el contexto del ejercicio profesional, González (2011) refiere lo siguiente: […] Es una destreza esencial en todas las profesiones, pues una escritura ordenada, cuidadosa y precisa es la indicación más directa de una mente capaz de distinguir conceptos, hacerse a sus propias opiniones y criticar con fundamento. Quien escribe mal piensa confusamente y quien piensa confusamente, por lo general, tiene opiniones que no sobrepasan  el ámbito del lugar común. La mayoría de las profesiones requieren habilidades comunicativas escritas. Estas son las que pueden diferenciar de los demás de buena o mala manera. Toda profesión supone una cuota de comunicación, ya sea entre colegas, con el jefe, clientes u otros profesionales. Hoy en día, la gran mayoría de las comunicaciones dentro y fuera de la oficina se producen de forma escrita, por ello es fundamental saber expresarse con claridad, brevedad y coherencia. Las buenas habilidades de escritura te harán parecer más creíble y capaz que aquellos compañeros que cometen frecuentemente errores gramaticales y de ortografía.

Por otro lado, la comunicación escrita tiene un rol protagónico en el progreso del conocimiento de las diversas disciplinas, incluso es de saber que los universitarios aspirantes a entregar legados de investigación a la sociedad deben hacerlo de forma clara, comprensiva, coherente, con belleza gramatical, exactitud, originalidad y concisión. Una tarea intelectual de producir nuevos conocimientos a partir de la información de las ciencias y la experimentación, que luego serán plasmados en documentos o medios escritos, caracterizado en una excelente redacción para ofrecer un mensaje bien dirigido, que sea armonioso y significativo para el receptor.

En efecto, es de suma importancia el fomenta de la escritura en los universitarios, y una de las técnica más efectiva para alcanzar este cometido es la producción de ensayos. Los ensayos son creaciones intelectuales escritas en prosa de forma libre y personal, utilizados para exponer opiniones, ideas o pensamientos, concernientes a temas sociales, políticos, científicos, económicos, entre otros. Es la competencia intelectual necesaria para interpretar e interactuar en la nueva era del conocimiento en el siglo XXI. Un estudiante que comprende y hace ensayos desarrolla el pensamiento abstracto, reflexivo, activa la imaginación al representar en la mente con facilidad ideas de las cosas, y pone en juego la creatividad para producir o inventar nuevas ideas con originalidad. El ensayo ayuda en la formación de jóvenes inteligentes, críticos y creativos; que participen activamente en los procesos democráticos, en los temas políticos y de la sociedad; con opinión y autonomía para hacer frente a la abundante información de los diarios, textos y de los conocimientos de las disciplinas científicas. (Arroyo 2016). Habilidad que poco se cultiva en esta etapa de formación profesional, pero que es una valiosa técnica en la redacción de ideas organizadas de forma lógica, ya que activa funciones mentales de comprensión, análisis, síntesis y creatividad, capacidades esenciales en la aventura intelectual de plasmar ideas o pensamientos en textos escritos bien estructurados, y con mensajes claros; En conclusión, la escritura de ensayos es una excelente práctica para alcanzar el dominio de la expresión escrita.

Favorecer el dominio de la expresión escrita, también implica leer, un estudiante universitario que no lee jamás podrá alcanzar la habilidad de escribir bien. Los mejores pensamientos están hechos en los libros, revistas, periódicos, artículos, ensayos…, es decir, mediante la lectura se ingresa al maravilloso mundo del conocimiento, y es lo que hace la diferencia entre una persona que lee y otra que no lee, con incidencia en la diferenciación entre una persona que escribe bien y otra con errores de redacción y ortografía. Mediante la lectura el universitario  comprende mejor las realidades, y tiene los argumentos necesarios para emprender la acción de expresar las ideas por medios escritos con mayor efectividad.

La escritura es un arte cultivado por la humanidad desde tiempos inmemoriales, y que ha evolucionado a lo largo de la historia como un excelente medio de comunicación de mensajes, ideas, pensamientos, sentimientos e información. Una labor humana de singular importancia, que nos regresa al pasado, nos hace vivir el presente, y nos proyecta al futuro. La expresión escrita es un bien de desarrollo humano, personal y profesional, practicado a lo largo de la historia, que cobra singular valor en nuestros días, en especial en el estudiante universitario, lo que avala la necesidad de su fomento, mediante la ejecución de proyectos y programas académicos encaminados a la formación de profesionales competentes en la utilización de los medios de comunicación, en especial de la expresión escrita.

Bibliografía:

ARROYO, J. (2016). La Lectura Precategorial o de Ensayos en el Bachillerato y la Universidad. Mi Árbol de Ideas. WWW.libroscom.online

GONZÁLEZ, C. (2011). La Escritura y la Universidad. Carta de Lectores. Recuperado de httos://www.elespectador.com.

Fotografía: andrew-neel-237802-unsplash

 

ENSAYO SOBRE LA LECTURA PRECATEGORIAL O DE ENSAYO EN EL BACHILLERATO Y LA UNIVERSIDAD

“Creo que el ensayo como género no presume de la certeza, al contrario, el lector se hace cargo del asunto. Es una invitación a la convivencia analítica; el lector lee para ver hasta dónde está de acuerdo con lo que está leyendo”. Santiago Kovadloff.

Los ensayos son creaciones intelectuales escritas en prosa de manera libre y personal, utilizados para exponer las opiniones, ideas o pensamientos del autor, referente a temas sociales, políticos, científicos, económicos, entre otros, articulados sobre la base de una tesis o idea central, que es la primera tarea del lector, desnudar la tesis.

Miguel de Zubiría (1996), manifiesta que la principal habilidad y competencia intelectual que puede –y debe- dominar un estudiante durante su recorrido por el bachillerato y la universidad es la de leer y escribir ensayos. En los ensayos se condensan la sabiduría y el conocimiento acumulados por la especie humana. Sin comprender ensayos es imposible acceder a cualquier tipo de conocimiento elaborado con posterioridad al siglo XVI; desde entonces todas las disciplina científicas se escriben como ensayos.

Reafirmando lo expresado, el dominio de la lectura precategorial o de ensayos por parte de los estudiantes de bachillerato y universidad es la competencia intelectual necesaria para interpretar e interactuar en la nueva era del conocimiento en el siglo XXI. Un estudiante que comprende y hace ensayos desarrolla el pensamiento abstracto, reflexivo, crítico, activa la imaginación al representar  en la mente con facilidad ideas de las cosas,  y pone en juego la creatividad para producir e inventar nuevas ideas con originalidad.

Jean Piaget citado por el INEVAL (2016), es muy preciso en puntualizar que la meta principal de la educación es crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas no simplemente de repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres que sean creativos, inventores y descubridores. La segunda meta de la educación es la de formar mentes que sean críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece.

De tal forma, el propósito de este trabajo es reflexionar sobre la importancia de los ensayos, ya que ayuda en la formación de jóvenes inteligentes, críticos y creativos, exigencia de la sociedad actual, que participen activamente en los procesos democráticos, en los temas políticos y de la sociedad, con opinión, autonomía para hacer frente a la abundante información de los diarios, textos y de los conocimientos de las disciplinas científicas, con el fin de aportar a la conformación de sociedades democráticas y participativas.

En este camino, el Bachillerato General Unificado, propuesto por el Ministerio de Educación del Ecuador tiene como  objetivo brindar una formación general caracterizada por la interdisciplinaridad, que permita a los estudiantes elaborar sus proyectos de vida para integrarse a la sociedad como seres humanos fundamentalmente críticos y solidarios. Para ello, se promueve en los estudiantes capacidad permanente de aprendizaje y competencias ciudadanas, que les permita asumir un rol activo en la vida económica de sus familias y país, a través de la capacidad para emprender, o poder continuar su formación a través del acceso a la Universidad (LOEI, 2011) citado por INEVAL (2016).

Asimismo, la Ley Orgánica de Educación Superior, en su artículo 8, expresa los fines de la Educación Superior, para lo cual cito algunos: a) Aportar al desarrollo del pensamiento universal, al despliegue de la producción científica y a la promoción de las transferencias e innovaciones tecnológicas: b) Fortalecer en las y los estudiantes un espíritu reflexivo orientado al logro de la autonomía personal, en un marco de libertad de pensamiento y de pluralismo ideológico; c) Contribuir al conocimiento. preservación y enriquecimiento de los saberes ancestrales y de la cultura nacional; d) Formar académicos y profesionales responsables, con conciencia ética y solidaria, capaces de contribuir al desarrollo de las instituciones de la República, a la vigencia del orden democrático, y a estimular la participación social: f) Fomentar y ejecutar programas de investigación de carácter científico, tecnológico y pedagógico que coadyuven al mejoramiento y protección del ambiente y promuevan el desarrollo sustentable nacional.

Buenos ideales para alcanzar una educación en el bachillerato y la universidad de calidad, pero sin embargo, los jóvenes tienen dificultades en la lectura y escritura de ensayos, no se procesa información para extraer los pensamientos de lo escrito, y al momento de escribir se lo hace sin profundidad, adicional a las falencias ortográficas, no hay la capacidad de cuestionar ideas de los autores y probarlas en las realidades. Y una alternativa de mejora para cumplir con los propósitos planificados  en el desarrollo de competencias ciudadanas, intelectuales y afectivas, es el trabajo de la lectura precategorial, ya que la falta de esta habilidad,  inhibe en los estudiantes el acceso a los verdaderos pensamientos complejos de las ciencias y estar en vanguardia con la nueva era del conocimiento del siglo XXI.

En efecto, Zubiría afirma que un simple y elemental olvido (¿) pedagógico, privar a los jóvenes de las operaciones decodificadoras para descifrar las estructuras complejas categoriales en que vienen escritos los potentes sistemas de pensamiento, su herencia cultural, , no solo tiene consecuencias individuales, sino sociales. Generales, de extrema gravedad (pág. 11).

Hay países que han invertido en educación, y los resultados están a la vista, ejemplo Singapur, ocupó los primeros lugares en ciencias, lectura y matemática en la evaluación PISA 2015(Programa Internacional de Evaluación de Alumnos), para jóvenes de entre 15 y 16 años a nivel mundial. En lo que trata de la lectura se evaluó la comprensión de textos escritos, incluyendo también, según la Ocde (Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico) habilidades de interpretación, reflexión y capacidades de utilizar la lectura para realizar objetivos personales.

Singapur es la ciudad-estado más próspera de Asia y el mundo, reina de la eficiencia energética y símbolo de la modernidad. Es una mezcla de capitalismo privado e intervención estatal. Una nación líder en educación, sanidad y competitividad económica. Su gobierno ha invertido fuertemente en mejorar el empleo, acabar con la corrupción y crear una identidad basada en el multiculturalismo. Ahora es el país que más  rápido produce millonarios en el mundo y uno de los que más talento global atraen. Su próximo objetivo: convertirse en el primer país inteligente del mundo. Y ya está trabajando en ello. Citado nota periodística de la BBC MUNDO (2017).

En el Ecuador los niveles de lecturas alcanzados, no corresponden a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes de bachillerato y universidad, ya que son muy elementales. Mejorar si es posible, en razón de que el país tiene jóvenes talentosos, y se hace pertinente una labor responsable en la lectura compleja con la intención de desarrollar habilidades fundamentales para la creatividad  y autonomía ciudadana, un ejemplo son los jóvenes ecuatorianos de la ESPE, que alcanzaron el primer lugar en América Latina, con el invento o proyecto HandEyes “Un radar para personas con discapacidad visual” en la tercera edición del concurso “Una idea para cambiar la historia”, organizado por la cadena internacional History Channel en el 2016.

La nueva era del conocimiento exige individuos preparados con altos niveles de lectura para analizar y comprender las realidades. Y lo sustenta también  PISA (2015) en sus informe, refiriendo lo siguiente: “En un momento en el que los conocimientos científicos cada vez están más vinculados al crecimiento económico y se vuelven necesarios para dar soluciones a complejos problemas sociales y medioambientales, todos los ciudadanos, y no sólo los futuros científicos o ingenieros, deben estar preparados y dispuestos a enfrentarse a dilemas relacionados con la ciencia” (pág. 3).

Miguel de Zubiría (1996), plantea seis niveles de lectura, el quinto corresponde a la lectura precategorial o de ensayos, que corresponde a las lecturas complejas para jóvenes de bachillerato y universidad: Manifiesta que el aprendizaje  de lecturas elementales como por ejemplo convertir cada término leído a su respectivo concepto, oraciones en pensamientos, organización y enlace de los pensamientos,  es suficiente a propósito de abordar lecturas sencillas tipo párrafos, relatos cortos, cuentos breves, textos escolares fundamentales. Ahora bien,  En el momento en que el joven enfrente las grandes lecturas de su cultura, al iniciar el bachillerato –las lecturas filosóficas, científicas, la gran literatura, la tecnología, etc.- requerirá aprehender nuevos instrumentos decodificadores, requerirá dominar nuevas habilidades, en extremo abstractas, a las que hemos denominado lectura categorial y lectura metatextual (pág. 12 y 13).

Estas habilidades requeridas en estas nuevos aprendizajes corresponden a las estructuras precategoriales, que están formadas por una tesis o  idea central sobre la cual gira el ensayo, los argumentos o cimientos en los cuales se sustenta la idea tesis, las derivadas, referidas a los resultados o productos que salen de la tesis, y las definitorias, las mismas que definen cualquier término de la estructura.

Para concluir cito a Zubiría M. (1996), quien dice: Aspiramos alcanzar, aquí y ahora, el quinto escalón de la lectura: la lectura de ensayos o también denominada la lectura precategorial. El fructífero trabajo adelantado requiere un nuevo y penúltimo paso. Y no se trata de cualquier lectura: tanto la universidad como la vida adulta intelectual son espacios surcados por ensayos. Quienes anhelen asimilar las formas elevadas de la cultura occidental –el arte, la ciencia y la tecnología- tendrán que convertirse en excelentes, en virtuosos ensayistas. Así lo comprendió la más grande civilización: la cultura griega (pág. 96).

BIBLIOGRAFÍA

DE ZUBIRÍA, M.: Teoría de las Seis Lecturas. Volumen II Bachillerato y Universidad. Fundación Alberto Merani, Fondo de Publicaciones  Bernardo Herrera Merino, Bogotá, 1996.

BBC MUNDO. (2017-02-07). Singapur: Que está haciendo el país más caro del mundo para convertirse en el país más inteligente. Recuperado de http://www.bbc.com/mundo/noticias-38894741.

LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR DEL ECUADOR.  Registro Oficial Nª 298. Quito, 12 de octubre de 2010.

PISA (2015). Resultados Claves. OCDE 2016. Recuperado de https://www.oecd.org/pisa/pisa-2015-results-in-focus-ESP.pdf

INEVAL (2016), Resultados Educativos, Retos Hacia la Excelencia. Recuperado de http://www.evaluacion.gob.ec/wpcontent/uploads/downloads/2016/12/CIE_ResultadosEducativos-RetosExcelencia201611301.pdf

Por Juan J. Arroyo C.

20/06/2016 – Ecuador

https://libroscomweb.wordpress.com/