Cultura Indígena Contemporánea “Los Chachis”

Por MSc. Juan Javier Arroyo C.

A partir del siglo V después de la era cristiana, se cierra la historia aborigen del Ecuador antiguo, en razón de que surgieron naciones independientes, que resultaron de la agrupación de pequeñas comunidades o pueblos, para luego dar origen a la formación de confederaciones y reinos de gran envergadura que dominaron y controlaron extensos territorios, gobernados en el poder de un Cacique Mayor o Señor Étnico.

El Padre Juan de Velasco (1789) en sus escritos de la historia del Ecuador, trata de los Reinos que dominaron la época.  Así, manifiesta que en la cordillera de los Andes, existió el Reino de Quito, fundado en su más remota antigüedad por la nación llamada Quitu, gobernada por el Rey Quitu, y constituido por más de 40 provincias, que duró algunos siglos hasta que fue conquistado cerca del año mil después de la era Cristiana por los Caras, al mando de Carán Scyri, que también ocupó Atacames en las costas de Esmeraldas. En 1487 los Incas con el triunfo de Huaynacápac, acompañado de la mayor y más memorable entre todas sus conquistas, sometieron a los Caras, y luego fueron expandiendo sus dominios a otros territorios. Finalmente en 1533 los españoles conquistan el reino de los Incas, terminando así con uno de los más grandes imperios de la era precolombina (p. 29-57).

En este ambiente de guerras y conquistas, innumerables culturas fueron invadidas por los Incas, y luego por los españoles. No obstante, hubo pueblos que no aceptaron vivir bajo el imperio de otra nación, como es el caso de los indígenas Chachis, que según la tradición oral son originarios de la Amazonía ecuatoriana, quienes en el período del incario habitaban en la Sierra. De modo que, sin importar las vicisitudes de los bosques, cruzando valles, montañas, riscos y nevados, soportando fríos intensos y calor sofocante, parten al mundo de los mares, ríos y la selva “El Litoral del Pacífico”.

Carrasco E. (1983), cita algunos investigadores que reafirman lo dicho: El profesor Arcesio Ortiz, sostiene que los Chachis migraron siguiendo el curso del río Napo hacia las mesetas andinas del Pichincha e Imbabura para posteriormente bajar al litoral. Asimismo, Jijón y Caamaño, manifiesta que los “Caranquis-Cayapas-Colorados” tienen un origen amazónico, y han migrado a través de Pimampiro y el Putumayo, hacia Ibarra; posteriormente se verificó la migración al litoral. Y según Barrett, la tradición de los Chachis, conservada aún hoy, su lugar de origen fue Ibarra, de donde migraron, con intervención de sus sabios o brujos, huyendo de la conquista incaica y española (p. 17).

Según la tradición que se mantiene de generación en generación, el primer sitio que ocuparon los Chachis en la selva húmeda tropical fue Pueblo Viejo, algún tiempo vivieron en este territorio, pero tuvieron que abandonarlo, ya que, la vida era difícil, había múltiples enfermedades, y no tenían la facilidad de llevar a cabo el intercambio de productos con otras comunidades. Es así, como en una encrucijada por los ríos Santiago y Zapallo Grande, bajaron a poblar las riberas y afluentes del río Cayapas.

Carrasco E. (1983), refiere el testimonio de un informante que explica las razones del abandono de Pueblo Viejo: Pueblo viejo era muy lejos y no se puede hacer plata, ¿a dónde puede subir una canoa? ¿Adónde se lleva una madera? Muy trabajoso vivir ahí, por eso salió toda la gente (la Herradura). Salimos de Pueblo Viejo porque estaba muy lejos, mucha loma, no puede cargar, caminar al rancho, duelen los pies, mucho cansancio, por eso salieron… (Sabalito). Cuando yo era joven caminaba allá y sí había gente, como 60 hombres… de Pueblo Viejo iba a Ibarra, salía a Cotachachi. Ya no he ido… (p.16).

A la llegada de los españoles a tierras esmeraldeñas en el siglo XVI, los Chachis estaban localizados en las márgenes del río Cayapa, perteneciente al cantón Eloy Alfaro, y con el pasar de los años, en diferentes épocas se fueron expandiendo por Muisne, Rioverde, Quinindé, Esmeraldas y San Lorenzo del Pailón, en donde encontraron territorios productivos para ejercer sus actividades de subsistencia.

En San Lorenzo del Pailón a mediados del siglo XX, los Chachis se ubicaron en las márgenes del río Palabí, perteneciente a la parroquia Tululbí. Llegaron del río Cayapas del pueblo de Mafa, y al darse cuenta que la tierra era buena para sembrar plátano, yuca, chontaduro y había los ambientes para cazar animales, elaborar canoas para transportar sus productos a Borbón, deciden construir en este sitio sus viviendas y le colocan de nombre la Ceiba, en honor a un ceibo gigante que encontraron al llegar a suelo sanlorenceño.

Juan Niño, miembro de una de las familias fundadoras de la Ceiba, cuenta que sus abuelos vinieron de Mafa, por el río Cayapa. “En este lugar la tierra no era productiva, no podíamos criar chanchos, y solamente se producía el chiro. Mi abuelo decide con toda su familia bajar en canoa por Borbón, pasamos el río Santiago y el río Bogotá. Llegamos a Concepción, donde fuimos detenidos por el Teniente Político, quien nos pidió un permiso, pero finalmente, luego de preguntarnos a dónde íbamos, nos dejó pasar, y es así como luego de pasar por Calderón llegamos a Ricaurte. Nos asentamos a orillas del río Palabí, sitio en el cual había sábalo, guaña, guanta, tatabra, es decir todo lo necesario para subsistir. Después de un año comenzó a llegar más gente. Hicieron casas, para lo cual utilizaban guayacán, caña guadúa y también se trabajaba canoas con hacha. Mi papá tenía en ese entonces unos 10 años.

 En ese tiempo vestíamos con ropa cayapa, las mujeres no se tapaban todo el cuerpo, andaban casi desnudas, pero luego fueron cambiando de vestimenta por cuanto les dio vergüenza, ya que por ahí andaban los negros… Comenzaron a utilizar ropa moderna, como pantalones, blusas y camisetas…

La Ceiba es la única comunidad Chachi en medio de la selva sanlorenceña, que todavía lucha por subsistir con sus costumbres, tradiciones, y su lengua el Chá palaa, ante la sociedad del siglo XXI, que impone cambios sustanciales en las culturas primitivas, en despojo de lo tangible e intangible que se ha mantenido de generación en generación, implicando la urgencia de salvaguardar esta cultura de selvas, montes y ríos.

Cuentan los Chachis de la Ceiba que anteriormente la selva entregaba todo para la subsistencia; había muchos animales de monte, peces y frutos que sostenían la alimentación de la comunidad; tenían los materiales necesarios para la adecuación de su hábitat en medio de montes y ríos, gozaban de abundancia de madera, caña guadúa y tagua, que utilizaban para la construcción de las viviendas, canoas, instrumentos de caza y pesca; el algodón era una planta que les permitía trabajar sus hermosos vestidos tradicionales, que los combinaban al momento de usarlos con adornos de collares y pintura de achiote; y, la rampira, indispensable  el uso por las manos hábiles de las mujeres Chachis en las labores artesanales de las esteras, canastos y abanicos.

Es importante conocer que en el pueblo Chachi se llevan a cabo rituales y festividades, conservadas todavía entre las tradiciones. Los rituales se relacionan con vínculos familiares, y se manifiestan en el matrimonio, el nacimiento y la muerte, que son acontecimientos de la vida familiar; algunos rituales, como es el caso del matrimonio, es armonizado con bailes al son de marimba, bombo y cununo, expresión artística de esta cultura. También celebran dos períodos festivos eclesiásticos, el de la Noche Buena o Navidad y el de Semana Santa o Pascua, llevados a cabo, según las costumbres de la iglesia.

La cultura Chachi tiene un gobernador o Uñi, que es quién dirige la vida política de la población, con ayuda de los Chaitalas o policías. Dentro de las funciones del gobernador están la de imponer castigos, controlar la gente, dirige las cosas del pueblo, hace casar, con un espacio ético, sagrado y mágico, entrega mujer, crea solidaridad entre los residentes del sector. 

Para concluir es fundamental decir que las actividades depredadoras de las empresas de madera, el irracional uso del bosque, la contaminación de los ríos, la colonización de los espacios, está disminuyendo la vida animal y vegetal, con incidencia negativa en el desarrollo de los procesos culturales, sociales y económicos del pueblo Chachi, en desmedro de esta cultura tradicional del Pailón y de la provincia de Esmeraldas.  Lo que avala reiterar la necesidad urgente de proteger este pueblo cultural por parte del Estado, con proyectos productivos y de desarrollo socio-cultural.

 BIBLIOGRAFÍA

 Velasco, J. (1789). Historia del Reino de Quito en la América Meridional. Clásico Ariel Biblioteca de Autores Ecuatorianos. Tomo I, Parte I, p. 29-57. Quito.

 Carrasco E. (1983).  El Pueblo Chachi –EL JEENGUME AVANZA -. Colección Ethnos, p. 16, 17.  Quito.

 

Anuncios

Cultura Precolombina de la Tierra del Pailón “Los Tolitas”

Por MSc. Juan Javier Arroyo C.

El cantón San Lorenzo del Pailón ubicado en la frontera norte del Ecuador, en la provincia de Esmeraldas, se caracteriza por su potencial cultural y natural, acompañado de un rico legado histórico, digno de ser cultivado y resguardado en la memoria colectiva de la presente y futuras generaciones.

En épocas muy remotas, específicamente en el período regional estas tierras fueron habitadas por la cultura “Tolita”, aproximadamente 500 años antes de la era cristiana a 500 después de la era Cristiana. Los Tolitas anduvieron por los parajes del Pailón, dejando un legado a la humanidad que nunca se extinguió, expresado   en el arte de la orfebrería y alfarería, con finos diseños de figuras en cerámica, metales y piedras preciosas. Vestigios de máscaras, silbatos, estatuillas humanas, diademas, joyas en oro, colgantes, vasijas, figuras de animales, platos, flautas, adornos, entre otros objetos, configuran el conjunto artístico de su milenio floreciente en interacción armónica con los elementos de la naturaleza y relaciones con las divinidades.

Los Tolitas se ubicaron por toda la zona geográfica de San Lorenzo, caracterizado por sus bosques con palmeras, manglares, bahías, mares y ríos, ideales para la realización de actividades de subsistencia en base a la pesca, caza de animales, la recolección de frutos silvestres. Algunas de las comunidades donde se ubicaron los maestros de la orfebrería y alfarería, corresponden a las poblaciones de Mataje, Palmarreal, Tambillo, Campanita, el Brujo, Pichangal, Tolita del Pailón, Cauchal, las Delicias y Concepción.

Un remanente cultural es la isla Tolita del Pailón o Tolita de los Castillos, localizada a 20 minutos vía marítima de la ciudad de San Lorenzo, es un sitio de  interés cultural que aún se mantiene en el tiempo con su tupida vegetación, de donde sobresalen  grandes palmeras de coco, junto a la playa de tasqueros, cangrejos, caracolas y vestigios correspondientes a ralladores, silbatos, figurillas, ollas, jarrones, cucharas y animales, que afloran a la superficie con la erosión del barro, producido por las permanentes oleadas de las aguas del mar. Esta isla se ha convertido en la guardiana del legado dejado por los primitivos, a pesar de los innumerables saqueos que ha sufrido con el transcurrir de los años.

Por otra parte, es importante decir que la cultura Tolita se desarrolló desde la zona norte de Esmeraldas Ecuador, hasta el norte de Buenaventura Colombia, razón por la cual se la conoce como Sociedades Tumaco o Tolita. En el cantón Eloy Alfaro, prosperó el gran centro cultural denominado “La Tolita” donde se descubrió el raro arte de la utilización del platino. La Tolita, localizada en la desembocadura del río Santiago es uno de los sitios históricos más destacados, sus vínculos culturales, al parecer, fueron muy estrechos con grupos humanos de otros territorios más alejados.

Para saber, el nombre “Tolita” se lo atribuye a la diversidad de “tolas” encontradas en poblados de la costa del Pacífico, las mismas que son montículos de tierras que servían de base para las viviendas y varios tipos de entierros funerarios de los indígenas, con todos los bienes o riquezas que poseían.

La arqueología encontrada en diferentes lugares del territorio ecuatoriano y colombiano, representan de manera realista el sistema social que imperaba en la cultura Tolita, con niveles de organización, forma de las viviendas, el vestido que utilizaban, los ritos ceremoniales, gobierno y la economía de subsistencia. Los niveles de organización en señoríos teocráticos, los asentamientos urbanos y los grandes centros rituales, se complementaron con un impresionante adelanto en la producción de bienes de gran calidad artística y técnica, que evidencian una religión politeísta, dirigida por los caciques o gobernantes, orientada ceremonialmente en el culto a obras arquitectónicas representando a las deidades, la adoración de ciertos animales, la utilización de plantas y otros elementos de la naturaleza para actividades purificadoras y de curanderías.

Almeida (1999) en sus investigaciones manifiesta que los Tolitas utilizaban trajes adornados en función de las concepciones religiosas y sociales. Aprovechamiento de materia prima del hábitat, obtención de otras por medio de intercambio y desarrollo de la artesanía suntuaria a partir de los metales, plumas de aves y pieles de animales, que se convirtieron en productos de alta demanda para satisfacer las demandas decorativas y ornamentales. El tatuaje se convirtió en complemento de la representación personal que, combinado con el adorno, demuestra la existencia de personajes de muy rica variada y rica ornamentación (pág. 14).

Valdez (1989) hace hincapié en lo expresado, y afirma: “Que durante el auge de los Tolitas se intensificó la producción de objetos utilizados en ritos funerarios, como la joyería con piedras preciosas, además de cueros de animales, plumos y tejidos” (pág. 44).

En lo relacionado al desarrollo de la economía, fue de subsistencia combinada fundamentada en la agricultura y pesca, adaptada a una región altamente productiva, como es el medio ambiente de manglares y tierras firmes. Los restos arqueológicos de la cultura material que permiten inferir este tipo de economía, son implementos líticos: pesas de redes con muescas laterales fueron usadas en actividades de pesca; metates, manos de moler, machacadores y hachas trapezoidales se utilizaron en actividades agrícolas y en diversos trabajos en la selva (Valdez, 1987, p. 27-30).

Para el año 500 después de la era Cristiana, la cultura Tolita, luego de siglos de dominio cultural en la región, comienza a desaparecer de forma enigmática, dejando las interrogantes de las causas, que todavía no encuentran respuestas reales en investigadores y la sociedad. Y en su lugar se asentaron nuevas culturas como los Caras, Atacames, Teaone, Yumbos, Malabas, Niguas, Campases, Cayapas, Awá, Tórtolas, Cayapas, Awá. Una nueva generación de pueblos indígenas con sus propias expresiones y características, que dieron inicio a una nueva etapa social, cultural y religiosa de la zona.

Recapitulando, se puede decir que los Tolitas cultivaron el arte como referente de perfeccionamiento individual, colectivo, y la única forma de vivificar a las generaciones su rica historia, sus modos de vida, pensamiento, sentimiento, el amor y cuidado a la naturaleza. La arqueología hallada es un remante cultural, un valioso legado para la humanidad de un glorioso pueblo precolombino, que debe ser salvaguardada por nuestra sociedad presente y futura.

Bibliografía

Almeida, E. (1999) Vestidos y Adornos en las Sociedades Aborígenes del Ecuador. Museo Nacional del Banco Central del Ecuador, p. 14.  Quito.

 Valdez F. (1989) “La Sociedad Tolita” En Nuestro pasado la Tolita.   Museo del Banco Central del Ecuador. Quito. p. 44.

 Valdez F. (1987) Proyecto Arqueológico La Tolita. Museo Nacional del Banco Central del Ecuador, p. 27-30.  Quito.

 

ENSAYO EL PRINCIPIO DE INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR FRENTE A LOS DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD SEXUAL EN EL ECUADOR

Por Juan Arroyo C. 

“Una de las cosas más afortunadas que te pueden suceder en la vida es tener una infancia feliz”.  Agatha Christie

Tener  una infancia feliz es una de  las cosas más hermosas que le puedo suceder a cualquier ser humano. Efectivamente vivir esta etapa con amor, alegría, paz, protegidos en un entorno familiar y estatal, brinda las condiciones necesarias para el desarrollo y crecimiento óptimo del menor en la sociedad.

El principio del interés superior del menor constituye un conjunto de acciones adoptadas por los Estados, la familia y la sociedad,  direccionadas a garantizar derechos de bienestar integral y vida digna de los niños, niñas y adolescentes. En este sentido, el Ecuador ha hecho grandes esfuerzos por formular y aplicar políticas sociales a favor de estos grupos vulnerables. ¿Los resultados son favorables? En cierta forma hay mejoras, pero la violación de derechos es una situación que preocupa, y mucho más cuando se cometen contra la integridad. En efecto, una realidad social de delitos sexuales en contra de menores que obedecen a la falta de protección integral, por lo que es válido un análisis de esta situación a nivel de la normativa, delitos y  las acciones de prevención, reacción y seguimiento.

La verdad,  en el país no se usa responsablemente este principio, que es universal a la humanidad y el eje de protección integral del menor, así lo proclama la normativa internacional y nacional, para citar: La Declaración Universal de los Derechos del Niño (1959) en su principio 2 dice: “El niño gozará de una protección especial […], para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente […]. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño” (p.3). La Convención de los Derechos del Menor (1989), en su artículo 3,  manifiesta que  “En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño” (p.2). La Constitución de la República del Ecuador (2008), en su artículo 44, determina que “El Estado, la sociedad y la familia promoverán de forma prioritaria el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes, y aseguran el ejercicio pleno de sus derechos, se atenderá al principio de su interés superior […]”(p.45).

En este contexto, el Código de la Niñez y Adolescencia, recoge el principio del interés superior del niño, niña y adolescente como normativa rectora del desarrollo de la protección integral. En su artículo 11 expresa que:

El interés superior del niño es un principio que está orientado a satisfacer el ejercicio efectivo del conjunto de los derechos de los niños, niñas y adolescentes; e impone a todas las autoridades administrativas y judiciales y a las instituciones públicas y privadas, el deber de ajustar sus decisiones y acciones para su cumplimiento. Para apreciar el interés superior se considerará la necesidad de mantener un justo equilibrio entre los derechos y deberes de niños, niñas y adolescentes, en la forma que mejor convenga a la realización de sus derechos y garantías. Este principio prevalece sobre el principio de diversidad étnica y cultural. El interés superior del niño es un principio de interpretación de la presente Ley. Nadie podrá invocarlo contra norma expresa y sin escuchar previamente la opinión del niño, niña o adolescente involucrado, que esté en condiciones de expresarla (p.2).

Las leyes evidencian la importancia esencial de este principio en el ejercicio de derechos de los menores, que involucra acciones responsables de tutela familiar, del Estado y de la sociedad, para un desarrollo y crecimiento integral en ambientes familiares y sociales, llenos de afectividad y seguridad. Al respecto, el papa Francisco en unos de sus mensajes diarios menciona que “Estamos llamados a defender y custodiar la vida humana, especialmente en el seno materno, en la infancia, […]”.

Es pertinente reiterar que el uso responsable del principio de interés superior del menor en el país no se concreta en una  protección integral, el respeto a la integridad sexual es uno de los derechos más violentados, no hay el debido amparo y resguardo por parte del Estado, la familia y la sociedad, así lo demuestran los numerosos hechos de delitos sexuales en los últimos años.

Sociedades Historias (2017), muestra un informe de la Coalición de Mujeres del Ecuador presentado ante el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas en octubre de 2016, en el cual se revela las dramáticas cifras de la violencia sexual  contra niñas, niños y adolescentes en el Ecuador, aquí algunos datos: “En el  2013, de  las 634 denuncias de violencia  sexual  contra niñas  y adolescentes  registradas, el 85% se  relacionaba  con  violaciones  contra  niñas y adolescentes […]. Menos del 6% de este tipo de denuncias fueron procesadas […]”;  “Según cifras del Anuario de Estadísticas Vitales del INEC, 1950 niñas se embarazaron el año 2014. Entre algunas de las principales causas  relacionadas con el embarazo en adolescentes en Ecuador, se reconoce el abuso sexual”; “Sólo el 10,8% de todas las mujeres, adolescentes y niñas víctimas de violencia logran efectuar la  denuncia, y el: “40% de niñas y  adolescentes abusadas no dieron a conocer el hecho a ninguna persona; esto debido a que al 28 % de las que avisaron no les creyeron; y al 16,3 % les pidieron que no digan nada de lo sucedido. El resultado es que sólo una  tercera parte del  total de niñas y adolescentes abusadas  fueron atendidas o recibieron alguna respuesta”.

El Ministerio de Educación entre el 2014 y el 2017 tiene registrados 882 casos de violencia sexual, dentro y fuera del sistema educativo del país. De los 882 casos, 561 corresponden a situaciones vinculadas al sistema educativo, entre los que están: docentes, administrativos, estudiantes y otros. Al momento existen 463 sumarios administrativos (Diario el Universo, 2017).

Fiscalía General del Ecuador (2017) “En el ámbito nacional, durante el 2016, la Fiscalía General del Estado (FGE) conoció 114 denuncias referentes a los delitos de pornografía en niños y niñas menores de 10 años y a la comercialización del material”.

Otros datos refieren:  Diario el Comercio (2017) “340 profesores están indagados por denuncias de abuso sexual a estudiantes”; El Desconcierto.cl (2017) “Fiscalía ecuatoriana descubre más de 100 casos de abusos sexuales a menores en un colegio.”; El Comercio (2017) “Una de cada 10 mujeres en el país fue víctima de abuso sexual en su infancia o adolescencia”;; Redacción Médica (2017) informa que “Por cada caso denunciado de abuso sexual a menores hay otros 5 ocultos”; Diario el Universo(2017), “Según la Dirección Criminal de la Fiscalía, entre 2014 y el 2017 se reportaron 13.671 denuncias por abuso sexual”

Violencia sexual contra los menores que deja ver el frágil o nulo sistema de protección integral, no correspondido con el principio de interés superior de los niños, niñas y adolescentes, que busca garantizar un desarrollo armónico e integral. Cifras alarmantes de abuso sexual y embarazos adolescentes, impunidad, silencio, víctimas sin apoyo y asistencia oportuna, configuran un círculo vicioso enraizado en nuestra sociedad, con afectación significativa a corto y largo plazo en lo emocional, social y psicológico.

Lo más difícil de asimilar es la consecución o cometimiento  de estos delitos de abuso sexual  en los ambientes más cercanos al menor, así es, en los centros educativos y el seno familiar. Se supone que estos son los lugares concebidos como seguros para los niños, niñas, y adolescentes, pero lastimosamente la verdad es otra, son espacios propicios para consumar en hechos los pensamientos de los pedófilos o pederastas.

La familia, si la familia es el núcleo de la sociedad, el espacio de amor, convivencia y  regocijo de todo ser humano, además tiene la encomienda  de amparar a los más indefensos “niños, niñas y adolescentes”. Roles fundamentales de la familia que necesitan ser apoyados por el Estado. Esto se debe concretizar en brindar estabilidad en lo laboral, educación, asistencia social, salud y seguridad, para mitigar la ruptura familiar que también es otro mal que aqueja a la sociedad ecuatoriana y que al final por lo general deja en desabrigo a los menores.

Al ser los casos de abuso sexual una constante en los centros educativos, se hace necesario la revisión y auditoría de todo el sistema educativo ecuatoriano, ya que son claras las falencias y negligencias registradas  en los delitos sexuales contra los estudiantes. Se necesita autoridades y docentes competentes en lo afectivo e intelectual, que realicen la acción pedagógica con vocación y amor, pero para esto, el Estado tiene el trabajo de despolitizar la educación que ha estado secuestrada, permitiendo que ciudadanos sin preparación ocupen cargos docentes y directivos, contraviniendo la norma que por ejemplo manda en la designación de rectores de los colegios tener título de cuarto nivel y experiencia docentes 12 años.

Ahora bien, la Constitución  del Ecuador (2008) es clara en su artículo 164 sobre los derechos que asisten al menor, lo que da la responsabilidad al Estado de cuidado, protección, respeto a la integridad física y psíquica,  seguridad social, disfrute de la convivencia familia y comunitaria, al respeto de su libertad y dignidad.  Es tarea del Estado ecuatoriano velar por el bienestar de los niños, niñas y adolescentes para lo cual debe agotar todos los esfuerzos posibles en la prevención y tratamiento de los menores, usando los protocolos adecuados.

El Estado mediante los organismos pertinentes tiene la responsabilidad de emprender acciones efectivas en la prevención, reacción y tratamiento de los delitos sexuales, que incluya la revisión de normativas, mejora de canales de comunicación y denuncias, capacitaciones, acompañamiento familiar, crear organismos adecuados y especializados, la formación adecuada y selección de ciudadanos probos para el trabajo con niños, niñas y adolescentes.

A saber, el COIP (2014) tipifica los delitos contra la integridad sexual y reproductiva, en su artículo 166 sobre el Acoso Sexual refiere “La persona que solicite algún acto de naturaleza sexual, para sí o para un tercero, prevaliéndose de situación de autoridad laboral, docente, religiosa o familiar, sea tutora o tutora, […]”;  Art. 167 Estupro “La persona mayor de dieciocho años que recurriendo al engaño tenga relaciones sexuales con otra, mayor de catorce y menor de dieciocho años […]”; Art. 171 Violación “Es violación el acceso carnaval, con introducción total o parcial del miembro viril, por vía oral, anal o vaginal; o la introducción, por vía vaginal o anal, de objetos, dedos u órganos distintos al miembro viril a una persona de cualquier sexo”; Art. 170 Abuso Sexual “La persona que, en contra de la voluntad de otra, ejecute sobre ella o la obligue a ejecutar sobre sí misma u otra persona, un acto de naturaleza sexual, sin que exista penetración o acceso carnal”; Art. 168 Distribución de Material Pornográfico a niños, niñas y Adolescentes “Las personas que difundan, vendan o entreguen a niños, niñas o adolescentes, material pornográfico, serán sentenciados con penas privativas de libertad de uno a tres años”; Art. 277 Omisión de Denuncia “La persona que en calidad servidor o servidora público y en función de su cargo, conozca de algún hecho que pueda configurar una infracción y no la pongan inmediatamente en conocimiento de la autoridad, será sancionado con pena privativa de libertad de quince a treinta días averiguar p.” Artículo 422 hay la obligación de denunciar.  (p.47 Y 48).

Es necesaria una reforma al COIP, con penas más fuertes a las personas que cometen delitos contra los niños, niñas y adolescentes. Hay la actitud positiva por parte del Estado de proteger  a este grupo vulnerable. El Presidente Lenín Moreno  incluyó el 2 de octubre de 2017 en la Consulta Popular la pregunta sobre protección de los menores. “¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador, para que nunca prescriban los delitos sexuales en contra de niños, niñas y adolescentes?”. Es bueno la no prescripción de este tipo de delitos. Palazzo (2017) explica tres razones muy convincentes: “La primera  es que las marcas del abuso para un niño no prescriben, entonces por qué deben prescribir las consecuencias para un abusador. La segunda, que los abusos no tienen testigos, los únicos testigos son las víctimas. Por esos es importante que se crea al niño cuando da su testimonio, y que este sea prueba en el caso. Y el tercero es que los tiempos de la justicia en Ecuador son lentísimos”.

Por otra parte, Importante son los protocoles para la prevención y tratamiento de menores abusados sexualmente, ya que el interés superior del menor es lo prioritario, la finalidad es protegerlo y garantizarle seguridad y bienestar. Así lo estable la Convención sobre los Derechos del Niño en su artículo 34 y 35 “Los gobiernos deben proteger a los niños y niñas de todas las formas de explotación y abusos sexuales y tomar todas las medidas posibles para asegurar que no se les secuestra, se les vende o se trafica con ellos”.

Para concluir, es necesario retomar las palabras del papa Francisco, que hace un llamado de  humanidad para “Defender y custodiar la vida humana, especialmente en el seno materno, en la infancia, […]”.  Y en este contexto los padres, familiares, educadores, policías, autoridades y todas las personas debemos respetar y proteger a los niños, niñas y adolescentes ante cualquier tipo abuso sexual. Los protocolos de prevención, reacción o actuación, y de seguimiento, frente a hechos de los delitos sexuales contra los niños, niñas y adolescentes deben ser eficientes, ya que por encima de todo está el principio de interés superior del niño, niña y adolescente.

.Fuentes Bibliográficas

  • Declaración Universal de los Derechos del Niño. Aprobada por la ONU el 20 de Noviembre de 1959. Recuperado de https://www.oas.org.
  • Convención de los Derechos del Menor. Aprobada el 20 de Noviembre de 1989. Recuperado de http://www.un.org.
  • Constitución de la República del Ecuador. Publicada en el Registro Oficial 20 de Octubre de 2008.
  • Código de la Niñez y Adolescencia. Congreso Nacional del Ecuador. Publicado por Ley No. 100. en Registro Oficial 737 de 3 de Enero del 2003.
  • Papa Francisco (2017). [Custodia y Defensa de la Vida Humana]. Recuperado dehttps://twitter.com/Pontifex_es.
  • Plan V. (2017). Ecuador el país de la violencia sin límites. Sociedades Historia. Recuperado de http://www.planv.com.
  • (13 de Octubre de 2017). 882 casos de violencia y delitos sexuales registra el Ministerio de Educación entre el 2014 y el 2017. Diario el Universo. Recuperado de eluniverso.com.
  • Fiscalía General del Ecuador (2017). El Abuso Sexual Infantil en la mirada de la Fiscalía. Recuperado de http://www.fiscalia.gob.ec.
  • (26 de Junio de 2017). 340 profesores están indagados por denuncias de abuso sexual a estudiantes. Diario el Comercio. Recuperado de elcomercio.com.
  • (16 de Octubre de 2017). Fiscalía ecuatoriana descubre más de 100 casos de abusos sexuales a menores en un colegio. Diario el Desconcierto. Recuperado de eldesconcierto.cl.
  • (16 de Octubre de 2017). Una de cada 10 mujeres en el país fue víctima de abuso sexual en su infancia o adolescencia. Diario el Comercio. Recuperado de elcomercio.com.
  • Redacción Médica (2017). Por cada caso denunciado de abuso sexual a menores hay otros 5 ocultos. Recuperado de redaccionmedica.ec.
  • (24 de Octubre de 2017). Cifras y denuncias sustentan la pregunta en la consulta sobre abuso de niños. Diario el Universo. Recuperado de eluniverso.com.
  • Código Orgánico Integral Penal. Asamblea Nacional del Ecuador. Registro Oficial N° 180 de 10 de Febrero de 2014. Quito. CEP Corporación de Estudios y Publicaciones. Universidad Técnica Particular de Loja.
  • Palazo L. (24 de Octubre de 2017). Especialista de Unicef: Es importante que se crea al niño cuando da testimonio (sobre abusos). Diario el Universo. Recuperado de eluniverso.com.

ENSAYO LA LECTURA ES LA LLAVE MAESTRA PARA INGRESAR AL MARAVILLOSO MUNDO DEL CONOCIMIENTO

“Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos”René Descartes.

Efectivamente, la lectura enseña los mejores pensamientos de los escritores de libros, revistas, periódicos, artículos, ensayos…, lo que hace a las personas más inteligentes, en razón de que se nutre de conocimientos para comprender de mejor manera la realidad. En este contexto, se plantean algunas ideas de reflexión sobre la importancia de la habilidad de leer como un bien de desarrollo intelectual, emocional y social.

La lectura es la llave maestra para ingresar al maravilloso mundo del conocimiento, y es lo que marca la diferencia entre las personas, los países y las sociedades en esta nueva era de la información del siglo XXI, que demanda lectores competentes para enfrentar los retos que impone la globalización en los campos político, económico, social y cultural.

Haciendo memoria de la historia se tiene a la escritura como uno de los mayores inventos de la humanidad, por el motivo que permitió al ser humano comunicar ideas, pensamientos, sentimientos y emociones en un inicio mediante pictogramas, ideogramas, jeroglíficos, luego con los signos fonéticos, libros, y en la actualidad los textos digitales, pero esto requirió alcanzar niveles de lectura que también fue evolucionando  para conocer y comprender lo escrito con capacidad de interactuar ante los nuevos conocimientos.

En la actualidad, es necesario fomentar actividades lectoras desde el hogar, la escuela, el colegio, la universidad, la comunidad y la vida profesional, para desarrollar el gusto por la lectura e inculcar valores de respeto, convivencia, autonomía para el aprendizaje, en la construcción de una ciudadanía pensante, libre y que aporte con ideas positiva a su progreso. La lectura es el verdadero  camino hacia el conocimiento y la libertad, ya que nos permite viajar por los caminos del tiempo y el espacio, así como también conocer y comprender las diferentes sociedades y sus culturas.

Si es posible una cultura de lectura en los pueblos; por ejemplo Finlandia y Japón han alcanzados elevados niveles de los hábitos de lectura, lo que ha incidido en los buenos resultados educativos y sociales en la población. Estos países son referentes mundiales.

Según diario El País de España (2014), Finlandia es el país que ama los libros, por ejemplo en Kaisa se ha creado el paraíso de la lectura. Un lugar donde la gente lee por estudio o placer, aunque pareciera que también por contagio, que es el premio a una de las poblaciones con los más altos índices educativos y de amor a los libros: cada finlandés lee una media de 47 libros al año. Kaisa es el penúltimo regalo a un país cuyo cinco millones y medio de habitantes sienten como orgullo nacional el sistema de bibliotecas que ya alcanza las 948, entre las del sistema escolar, universitario y público (es decir, 17 bibliotecas por cada 100 000 habitantes). En las bibliotecas de Finlandia si alguien quiere un libro y no está, la biblioteca lo pide y cuando llega le avisa a la persona. Por eso no son tantos los libros que la gente compra  como los que se leen gracias a los prestadores bibliotecarios.

Experienciakiri (2016) publica que en  Japón la lectura está tan arraigada en la sociedad, que es el país donde más se lee en el todo el mundo. Según la Unesco, alrededor de un 91% de la población japonesa lee de forma habitual y cada habitante consume una media de 47 libros al año (una media de casi 4 libros al mes) ¿A qué se debe? Además de buscar cultivar la mente, la lectura supone un entrenamiento en la gran cantidad de desplazamientos que realizan los nipones. No obstante, cuando una persona se encuentra ingresada en el hospital, nunca se regalan flores sino libros, ya que ayudan al paciente a pasar su tiempo de forma más amena.

Según Unesco (2016), la lectura es un instrumento muy potente de aprendizaje: leyendo libros, periódicos o papeles es posible aprender cualquiera de las disciplinas del saber humano. Quien aprende a leer eficientemente y lo hace con constancia desarrolla su pensamiento. Por eso, la lectura se convierte en un aprendizaje trascendental para la escolarización y para el crecimiento intelectual de la persona (p.16).

Así mismo la lectura, entonces, contribuye de manera insustituible a la formación de hombres y mujeres integrales, capaces de constituirse en ciudadanos que colaboran efectivamente en la conformación de sociedades democráticas y participativas. La falta de dominio del lenguaje se traduce en un factor de discriminación y de marginación sociocultural, e impide acceder a múltiples fuentes de información y de conocimiento. Tal es la relevancia que adquiere la formación de lectores en la actualidad (p.74).

Ser lector en el siglo XXI significa ser capaz de participar en la comunidad letrada de forma consciente y crítica…, se releva la importancia de la formación de un lector autorregulado, es decir, aquel que logra tomar conciencia de las variables que resultan importantes para su aprendizaje, que es capaz de conocer, seleccionar, aplicar y evaluar sus propias estrategias de lectura para lograr sus objetivos. Esta convicción agrega un nuevo desafío para las prácticas docentes en el aprendizaje de la lectoescritura en la región. Ya no basta con formar lectores, sino que el objetivo se funda en la formación de lectores críticos, con opinión, autónomos, capaces de desenvolverse frente a las exigencias del mundo actual. (p.72)

Cuando se tiene el hábito de la lectura los beneficios personales y profesionales son muchos, además  de potenciar la inteligencia, empatía,  la concentración y hacer volar la imaginación a otros lares en viajes imaginarios, se accede al conocimiento cultural, y se ayuda a la economía de un pueblo en la nueva sociedad del conocimiento. Esto es lo que hace la diferencia entre un individuo que lee y   uno que no lee, una sociedad que lee y una sociedad que no lee.

Bibliografía

UNESCO (2016). Aportes para la enseñanza de la Lectura. Recuperado de http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002448/244874s.pdf. P.16, 72 y 74.

KIREI (2016). ¿Por qué Japón es el país donde más se lee en el  mundo? Recuperado de https://experienciakirei.com/blogs/mundo-kirei/116565829-por-que-japon-es-el-pais-donde-mas-se-lee-en-el-mundo.

Diario El País de España (2014). Finlandia el País que Ama los Libros. Recuperado de https://elpais.com/cultura/2014/10/02/babelia/1412266622_185872.html.

Por Juan Arroyo C.                                                                                                                               

ENSAYO ¿QUÉ FACTORES DIFICULTAN QUE EL PROCESO DE ADOPCIÓN SEA ÁGIL, DINÁMICO Y EFECTIVO EN EL PAÍS? COMPARACIÓN JURÍDICA ENTRE ECUADOR Y ESPAÑA.

La adopción es un mecanismo de acogimiento familiar, que tiene como finalidad brindar una familia a niños, niñas y adolescentes, en el estricto respeto de sus derechos de interés superior, sin embargo este proceso, implica una serie de normativas implementadas por los países a fin de precautelar el bienestar del adoptado. Además se puede concebir a la adopción como el derecho de familia que tiene una persona de formar parte de un grupo humano, de tener un padre, una madre, hermanos, sean cualquiera que fueren las circunstancias en que un individuo quede desprotegido, y es ahí en este sentido la importancia del Estado de garantizar este derecho por medio de todos los mecanismos adecuados, salvaguardando un proceso armonioso de adopción que permita el pleno desarrollo del niño o adolescente en un ambiente familiar que les brinde las condiciones necesarias para su estabilidad personal y profesional y principalmente un espacio lleno de amor. Pero lastimosamente muchas veces se vuelve engorroso, tedioso y tardado, y es allí que se plantea la interrogante, ¿Qué factores dificultan que el proceso de adopción sea ágil, dinámico y efectivo?

Es en este contexto que este trabajo tiene como propósito presentar un análisis del proceso de adopción en el Ecuador y España, en base a los factores que influyen en su efectividad, para tener juicios de valor, y se puedan plantear las mejoras pertinentes  al asunto de la adopción.

Los contenidos a tratarse en este trabajo es  relacionado a los factores que hacen de la adopción de niños, niñas y adolescentes no sea armónica, ágil y eficiente, como es el caso del tiempo, la burocracia, entre otros, así se plantean conclusiones y recomendaciones en busca de mejorar esta situación, para beneficio del interés superior del niño.

El valor del presente ensayo radica en su vinculación con el interés familiar y social, en razón de que abre el debate sobre la eficiencia de los procesos de adopción llevados a cabo por las entidades responsables, en busca de acuerdos teniendo como fundamentos argumentos razonados. Y que además permita formular nuevas normativas de adopción que sean más favorables en tiempo y en condiciones a la familia y el adoptado.

Es una realidad que en el Ecuador se han dado avances positivos en los procesos de adopción, pero sin embargo todavía existen factores que dificultan su agilidad, dinamismo y efectividad.

En el Ecuador, la entidad encargada de llevar a cabo los procesos de adopción es el MIES Ministerio de Inclusión Económica y Social, quien tiene la misión de garantizar una familia permanente y definitiva al niño, niña o adolescente que se encuentre en aptitud social y legal para ser adoptado/a. Son familias o personas solas, capacitadas, idóneas, sensibles, comprometidas, con una visión de derechos para aceptar el rol de madres y padres adoptivas/os. Quienes estén dispuestos a asumir   apropiadamente: la crianza, protección, cariño, educación, salud, buen trato, contribuyendo con amor al buen vivir y a la garantía de derechos.

Cabe indicar que el Código de la Niñez y Adolescencia contempla dos fases para el proceso de adopción; una administrativa y la otra judicial. La fase administrativa según este instrumento legal tiene por objeto estudiar e informar sobre la situación física, psicológica, legal, familiar y social de la persona que va a adoptarse; Declarar la idoneidad de los candidatos a adoptantes, y, Asignar, mediante resolución administrativa, una familia a un niño, niña o adolescente. Esta facultad es privativa del Comité de Asignación Familiar correspondiente. La fase judicial corresponde al juicio de adopción que se iniciará una vez concluida la fase administrativa y se ajustará al procedimiento señalado en el artículo 175, que establece, el juicio de adopción se iniciará una vez concluida la fase administrativa; procedimiento a través del cual, por sentencia judicial se declara la calidad de hija o hijo y padres adoptivos y se ordena la inscripción en el Registro Civil. Esta fase es responsabilidad de los Juzgados Civiles, Juzgados Multicompetentes, Juzgados de la Niñez y Adolescencia y de las Unidades Judiciales de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Función Judicial a nivel nacional.

El procedimiento para la fase administrativa, que en primera instancia el interesado debe acercarse o contactarse con una de las Unidades Técnicas de Adopción Zonales (dependiendo del domicilio), donde se recibe orientación, se registra información básica y se obtiene una cita para una entrevista preliminar; Entrevista preliminar con la persona o pareja solicitante de adopción; Participación en los círculos de formación de padres adoptivos 2 sesiones de 8 horas para desarrollo de 5 módulos; Presentación de la solicitud y los medios de verificación completes; Evaluación psico-social individual y de pareja de ser el caso; Estudio de hogar; Declaración de la idoneidad o no de los solicitantes a adopción; Asignación del niño, niña o adolescente; Aceptación o no de la familia; Proceso de emparentamiento, éste se da una vez que existe la aceptación de  la familia, si el proceso de emparentamiento es exitoso, el niño, niña o adolescente pasa a vivir con su familia; Seguimientos post-adoptivos durante 2 años.

Como se puede observar, el proceso de adopción a nivel nacional, tiene como meta precautelar el principio de interés superior del niño, que es tener una familia idónea, donde pueda vivir plenamente y en felicidad. Efectivamente hay unos requisitos previos para la adopción, que luego son verificados, para de ahí dar paso al procedimiento en sí. Se incluye las prohibiciones, para no cometer errores que vayan en contra del niño. Por último hay una fase judicial, donde las autoridades pertinentes dan paso y aprobación del proceso. Cabe indicar también que el MIES realiza también un seguimiento post adoptivo para que se cumpla con lo acordado en el proceso.

Es necesario puntualizar que el proceso de adopción en la fase administrativa y judicial, en aras de ser  un asunto eficiente ha encontrado dificultades que se convierten en hechos muy preocupantes y tediosos para las familias adoptantes. Un primer factor a enumerar es el tiempo de trámite, que hace algunos años tenía una duración de 3 a 10 años, lo que era una verdadera odisea de las familias que en muchos casos al final terminaban desistiendo del propósito trazado de ser padres adoptivos. Esto obliga al MIES, mediante Acuerdo Ministerial 0194 de fecha marzo de 201,  establecer plazos para agilitar el proceso de  declaratoria de adopción, se da un plazo de 72 horas para que las casas de acogimiento avisen al juez sobre el niño abandonado y comience la tramitación, para la cual se hace un trabajo multidisciplinario entre el MIES, Casa de Acogimiento, Juzgado de la Niñez y Adolescencia, Fiscalía y Dinapen, y en base a informes médicos, sociales y psicológicos se resolverá por parte del juez en un tiempo de seis meses la reinserción familiar o la declaratoria de adoptabilidad, que también está acompañada de la idoneidad de la familia,  previa capacitación de las parejas con un tiempo de cinco jornadas de capacitación al año. Es decir dos procesos diferentes y con sus tiempos, la idoneidad referente a la capacitación y preparación de la familia y  la adoptabilidad en razón del niño, niña, y adolescente que va ser declarado idóneo o no por las autoridades competentes.

Lo que se puede observar, aunque se han mejorado los tiempos de tramitación en los procesos de adopción, las familias siguen sufriendo la incertidumbre de conocer si van a ser favorecidas o no con la adopción, ya que no es suficiente para lograr agilidad y eficiencia. Un estudio del MIES de 2013, revela que el 7% de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran bajo la atención de cualquier modalidad de acogimiento, deben esperar más de dos años para obtener la medida judicial que legalice dicho acogimiento.

Otro factor que afecta el desarrollo de los trámites de adopción es la dilación de los procesos por administradores y funcionares públicos, que no miran el interés superior del niño, sino que se aferran a una tramitología o burocracia inútil que no ayuda en nada el proceso. A saber  según información del diario la Hora, en el año 2013 alrededor de 1800 niños esperaban ser adoptados, la triste realidad es que muchos de ellos no pudieron ser acogidos, por lo engorroso del papeleo, privando a los menores de tener un hogar o familia que le brinde cariño. Sor Carlota Terrero, directora del Alberque Padre Julio Villarroel de Loja, quien, ha sido testigo de cuatro adopciones, y menciona en la última una pareja de estadounidenses que, luego de más de cuatro años, logró adoptar a Miguel, un niño abandonado a los cinco años. Asimismo en este año,  en la Casa Hogar San Vicente Paúl existían 84 niños adoptables, sin embargo, sólo cuatro tenían la sentencia del juez. Este es el caso de la pequeña Emilia (nombre protegido), quien ingresó a este centro con cinco días de nacida, pues fue abandonada en la maternidad. Recién a sus seis años obtuvo la sentencia del juez, según cuenta María Taipe, trabajadora social de la institución.

 Muy esencial a considerar en la ineficiencia del proceso de adopción es la falta de preparación emocional de la familia y el niño, niña y adolescente, es obvio que esto es lo más importante, ya que el ambiente social y cultura en que se han desarrollado estos dos actores pudo haber sido negativo o positivo, y sus efectos de inserción y de relación familiar no daría los resultados adecuados de una convivencia armónicas. Esto implica una deficiente preparación en lo psicológico, social, espiritual, que se estaría contra el interés superior del niño, que necesita todas las garantías y ayudas para que su vida futura sea plena y saludable.

En comparación con España el Ecuador ha mejorado los tiempos de los procesos de adopción, que pueden ser de un año y no más de 5 como era antes, en el país Ibérico se habla de algunos años para que una familia tenga la adopción de un niño. Puri Biniés coordinadora de familias adoptantes de Andalucía manifiesta, que el gran obstáculo es el tiempo de espera: la media es de 8 a 9 años, aunque últimamente se ha reducido a 4 por el aumento de la adopción internacional.

Aunque el Ecuador se sigue con los mismos requisitos para el proceso de adopción, en lo internacional se han endurecidos, y España no es la excepción, principalmente por el marco legislativo y el Convenio de la Haya, que buscan precautelar el interés superior del niño. Alicia asesora familiar, expone que los trámites para adoptar un niño en España tienen que llevarlos a cabo las personas interesadas, las cuales deberán dirigirse en primer lugar a los Servicios de Protección de Menores de su comunidad autónoma, y solicitar el certificado de idoneidad, que es un documento que acredita que la persona o personas reúnen las capacidades necesarias para adoptar ya que deben quedar garantizados en todo momento la protección del menor y el respeto a sus derechos fundamentales. A partir de este momento, comienza todo un proceso de entrevistas y visitas para conocer el domicilio en el que pasaría a vivir el adoptado, además de la presentación de numerosos documentos. Durante este tiempo, hay que realizar un curso de preparación. Una vez que termina este proceso, si se concede la idoneidad por las Autoridades competentes a la persona que desea adoptar, ésta pasa a una lista de selección para que se le proponga un menor para adoptar. Comienza el acogimiento familiar preadoptivo, que es un procedimiento por el que el menor pasa a vivir un tiempo en casa de sus futuros padres adoptivos. Si todo va bien, la entidad pública correspondiente propone la adopción, que tiene que ser aprobada por el Juez. El proceso termina en el Registro civil, donde se inscribe la adopción y se cambian los apellidos del hijo adoptivo.

Es importante que el proceso administrativo de adopción a nivel de Ecuador y España, se direcciona en base los tratados y convenios internacionales entre los países. En este caso, según el Convenio de 29 de mayo de 1993 relativo a la Protección del Niño y a la Cooperación en materia de Adopción Internacional, y en cuyo texto establece el objeto de la adopción: Establecer garantías para que las adopciones internacionales tengan lugar en consideración al interés superior del niño y al respeto a los derechos fundamentales que le reconoce el Derecho internacional; Instaurar un sistema de cooperación entre los Estados contratantes que asegure el respeto a dichas garantías y, en consecuencia, prevenga la sustracción, la venta o el tráfico de niños; Asegurar el reconocimiento en los Estados contratantes de las adopciones realizadas de acuerdo con el Convenio.

La adopción por parejas en unión de hecho si está permitido en Ecuador y España, es decir la unión de un hombre y una mujer, no parejas de igual sexo unida por más de tres años, en matrimonio o unión de hecho que cumpla los requisitos legales.

La normativa ecuatoriana y española, coinciden como característica de la adopción “la irrevocabilidad, salvo por situaciones de fuerza mayor, que tendrán que ser resueltas por las autoridades competentes.

En el Ecuador, la Constitución de la República, prohíbe la adopción por parte de parejas del mismo sexo, mientras que en España, las parejas del mismo sexo si pueden adoptar, pero con la condición de que se encuentren casadas.

En España las competencias o procesos de adopción son llevados a cabo por las comunidades autónomas, con sus propias particularidades, mientras que el Ecuador contempla la competencia de adopción en el Ministerio de Inclusión Ecómica MIES, que es la entidad encargada de realizar el proceso.

En Ecuador y España, las adopciones se llevan a cabo por resoluciones judiciales de las autoridades competentes luego de concluidos los procesos administrativos, que validen todos los requisitos solicitados para tal efecto.

Es importante concluir algunas ideas sobre los procesos de adopción de niños, niñas y adolescentes, ya que se constituyen en aportes que direccionan la necesidad de llevar en las diferentes instancias responsables una tramitación responsable de la adopción, armónica y eficiente.

Se puede decir que la adopción es un mecanismo que busca precautelar el interés superior del niño, garantizándole el derecho a tener una familia idónea, que le permita un desarrollo armónico y feliz a lo largo de su crecimiento, y en cuyo proceso las autoridades administrativas y judiciales deben velar por su cumplimiento efectivo.

Así también se puede mencionar que en la actualidad existen factores como el tiempo, la tramitología o burocracia, ineficiencia de funcionarios entre oros,  que aún demoran o no hacen que los trámites de adopción sean ágiles, armoniosos y efectivos, sino más bien siguen siendo engorrosos para las familias, aun habiéndose mejorados los tiempos.

También hay que recalcar que la adopción a nivel nacional e internacional ha concentrado la debida atención, en razón de que existen convenios y acuerdos entre países, como también normativas internas de cada Estado, que regulan los procesos y garantizan la protección de derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Para terminar, si bien es cierto que existen las normativas legales de los procesos de adopción para precautelar el interés superior del niño, niña y adolescente, en la práctica falta mucho por hacer, inhibiendo la eficiencia para que una familia tenga un hijo de forma armónica y no tediosa y frustrante.

La adopción es un mecanismo que busca el amparo de un niño, niña y adolescente de una familia idónea, y al tener las casas de acogidas muchos niños para adoptar, es necesario la motivación de la ciudadanía con campañas e información adecuada por diferentes medios y forma permanente.

Es importante el compromiso y profesionalismo de las personas responsables del proceso de adopción, y para ellos deben ser seleccionados de forma rigurosa y capacitada continuamente para que su acción sea eficiente en beneficio del niño, niña y adolescente.

Las casas de acogidas deben contar con personal multidisciplinario calificado y si no los hay el MIES, tendría que brindar el apoyo adecuado, y así hacer de la estadía del niño, niña y adolescente feliz, y esté preparado social, espiritual, emocional y psicológicamente para ser adoptado por determinada familia.

La preparación y formación de las familias adoptante es fundamental, y a más de habilidades e información a impartir en el proceso, hay tratar la capacitación social, psicológica, emocional y espiritual para el éxito de la adopción, y la estabilidad familiar, ya que ambos actores familia y adoptado se enfrentar a una vida.

Ensayo de Derecho

N°3– 04/07/2017

Por Juan Javier Arroyo C.

 

 BIBLIOGRAFÍA

  1. Alemany C. (2016) “Procedimiento para la Tramitacón de la Adopción Internacional. Propuesta de Mejora”. Trabajo de Grado de Gestión y Aministración Pública. Valencia. Universodad Politécnica de Valencia.
  2. Ministerio de Gracias y Justicia de España [24 de julio de 1889] Articulos 9, 172, 173, 175, 180, 336. Código Civil de España. [Modificación – 6 de octubre de 2015].
  3. Congreso Nacional de la República del Ecuador [17 de diciembre del año dos mil dos] Articulos 11, 151, 152, 155, 163, 175, 180, 183, 184, 186. Código de la Niñez y Adolescencia. [Ley 2 de 2003].
  4. Decreto 372 de la Comunidad Autónoma de Murcia – España [30 de noviembre de 2007] “Proceso para solicitar la declaración de idoneidad”. Recuperado de https://www.carm.es/.

LA LECTURA PRECATEGORIAL O DE ENSAYO EN EL BACHILLERATO Y LA UNIVERSIDAD

Por Juan Javier Arroyo C.

20/06/2016 – Ecuador

ENSAYO

“Creo que el ensayo como género no presume de la certeza, al contrario, el lector se hace cargo del asunto. Es una invitación a la convivencia analítica; el lector lee para ver hasta dónde está de acuerdo con lo que está leyendo”. Santiago Kovadloff.

Los ensayos son creaciones intelectuales escritas en prosa de manera libre y personal, utilizados para exponer las opiniones, ideas o pensamientos del autor, referente a temas sociales, políticos, científicos, económicos, entre otros, y articulados sobre la base de una tesis o idea central, que es la primera tarea del lector, desnudar la tesis.

Miguel de Zubiría (1996), manifiesta que la principal habilidad y competencia intelectual que puede –y debe- dominar un estudiante durante su recorrido por el bachillerato y la universidad es la de leer y escribir ensayos. En los ensayos se condensan la sabiduría y el conocimiento acumulados por la especie humana. Sin comprender ensayos es imposible acceder a cualquier tipo de conocimiento elaborado con posterioridad al siglo XVI; desde entonces todas las disciplina científicas se escriben como ensayos.

Reafirmando lo expresado, el dominio de la lectura precategorial o de ensayos por parte de los estudiantes de bachillerato y universidad es la competencia intelectual necesaria para interpretar e interactuar en la sociedad del conocimiento. Un estudiante que comprende y hace ensayos desarrolla el pensamiento abstracto, reflexivo, crítico, activa la imaginación y creatividad para representar, producir e inventar ideas.

Jean Piaget citado por el INEVAL (2016), es muy preciso en puntualizar que la meta principal de la educación es crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas no simplemente de repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres que sean creativos, inventores y descubridores. La segunda meta de la educación es la de formar mentes que sean críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece.

De tal forma, el propósito de este trabajo es reflexionar sobre la importancia de los ensayos, en la formación de jóvenes inteligentes, críticos y creativos, que participen activamente en los procesos democráticos, en los temas de la sociedad, con opinión y autonomía, para hacer frente a la información de los diarios, textos y los conocimientos de las disciplinas científicas.

En este camino, el Bachillerato General Unificado, propuesto por el Ministerio de Educación del Ecuador tiene como  objetivo brindar una formación general caracterizada por la interdisciplinaridad, que permita a los estudiantes elaborar sus proyectos de vida para integrarse a la sociedad como seres humanos fundamentalmente críticos y solidarios (LOEI, 2011).

Asimismo, la Ley Orgánica de Educación Superior, en su artículo 8, expresa los fines de la Educación Superior, por ejemplo: a) Aportar al desarrollo del pensamiento universal, al despliegue de la producción científica y a la promoción de las transferencias e innovaciones tecnológicas; b) Fortalecer en las y los estudiantes un espíritu reflexivo orientado al logro de la autonomía personal, en un marco de libertad de pensamiento y de pluralismo ideológico; c) Contribuir al conocimiento, preservación y enriquecimiento de los saberes ancestrales y de la cultura nacional; d) Formar académicos y profesionales responsables, con conciencia ética y solidaria, capaces de contribuir al desarrollo de las instituciones de la República, a la vigencia del orden democrático, y a estimular la participación social.

Buenos ideales para alcanzar una educación en el bachillerato y la universidad de calidad, pero sin embargo, los jóvenes tienen dificultades  en la lectura y escritura de ensayos, no se procesa información para extraer los pensamientos de lo escrito, y al momento de escribir se lo hace sin profundidad. “Un simple y elemental olvido (?) pedagógico, privar a los jóvenes de las operaciones decodificadoras para descifrar las estructuras complejas categoriales en que vienen escritos los potentes sistemas de pensamiento, su herencia cultural, no solo tiene consecuencias individuales, sino sociales. Generales, de extrema gravedad” (Zubiría, 1996, p. 11).

La nueva era del conocimiento exige individuos preparados con altos niveles de lectura para analizar y comprender las realidades. Y lo sustenta también  PISA (2015) en su informe, refiriendo lo siguiente: “En un momento en el que los conocimientos científicos cada vez están más vinculados al crecimiento económico y se vuelven necesarios para dar soluciones a complejos problemas sociales y medioambientales, todos los ciudadanos, y no solo los futuros científicos o ingenieros, deben estar preparados y dispuestos a enfrentarse a dilemas relacionados con la ciencia” (p. 3).

Miguel de Zubiría (1996), plantea seis niveles de lectura, el quinto es la lectura precategorial o de ensayos, lecturas complejas para jóvenes de bachillerato y universidad: Manifiesta que el aprendizaje  de lecturas elementales como por ejemplo, convertir cada término leído a su respectivo concepto, oraciones en pensamientos, organización y enlace de los pensamientos,  es suficiente a propósito de abordar lecturas sencillas tipo párrafos, relatos cortos, cuentos breves, textos escolares fundamentales. Ahora bien,  En el momento en que el joven enfrente las grandes lecturas de su cultura, al iniciar el bachillerato –las lecturas filosóficas, científicas, la gran literatura, la tecnología, etc.- requerirá aprehender nuevos instrumentos decodificadores, requerirá dominar nuevas habilidades, en extremo abstractas, a las que hemos denominado lectura categorial y lectura metatextual (p. 12 y 13).

Estas habilidades requeridas se refieren a las estructuras precategoriales, formadas por una tesis o  idea central sobre la cual gira el ensayo, los argumentos o cimientos sustentos de la idea tesis, las derivadas, referidas a los resultados o productos salidos de la tesis, y las definitorias, para definir cualquier término de la estructura. Una alternativa de mejora para cumplir con los propósitos planificados  en el desarrollo de competencias ciudadanas, intelectuales y afectivas, es el trabajo de la lectura precategorial.

Aspiramos alcanzar, aquí y ahora, el quinto escalón de la lectura: la lectura de ensayos o también denominada la lectura precategorial. El fructífero trabajo adelantado requiere un nuevo y penúltimo paso. Y no se trata de cualquier lectura: tanto la universidad como la vida adulta intelectual son espacios surcados por ensayos. Quienes anhelen asimilar las formas elevadas de la cultura occidental –el arte, la ciencia y la tecnología- tendrán que convertirse en excelentes, en virtuosos ensayistas. Así lo comprendió la más grande civilización: la cultura griega (Zubiría, 1996, p. 96).

BIBLIOGRAFÍA

DE ZUBIRÍA, M.: Teoría de las Seis Lecturas. Volumen II Bachillerato y Universidad. Fundación Alberto Merani, Fondo de Publicaciones  Bernardo Herrera Merino, Bogotá, 1996.

LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR DEL ECUADOR.  Registro Oficial Nª 298. Quito, 12 de octubre de 2010.

INEVAL (2016), Resultados Educativos, Retos Hacia la Excelencia. Recuperado de http://www.evaluacion.gob.ec/wpcontent/uploads/downloads/2016/12/CIE_ResultadosEducativos-RetosExcelencia201611301.pdf